NARRATIVA Y POESÍA

Tomás Morales Castellano (10 de octubre de 1884, Moya (Las Palmas) - † 15 de agosto de 1921, Las Palmas de Gran Canaria) fue un poeta español, máximo representante del modernismo lírico insular e iniciador de la poesía canaria moderna, es considerado uno de los principales poetas del modernismo español. Autor del libro Las rosas de Hércules, destaca entre su obra de poemas la Oda al Atlántico.


El día ha sido el más propicio que hubo en todo el verano..
La quietud casi triste de este salón antiguo
de un amigo que espero; el misterioso encanto
de esas altas ventanas que tienen muselinas;
la quietud de los viejos espejos biselados,
y este vaso con flores nuevas sobre la mesa...
En la mesa hay un libro: el del poeta amado.


Puerto de Gran Canaria sobre el sonoro Atlántico,


con sus faroles rojos en la noche calina
y el disco de la luna bajo el azul romántico
rielando en la movible serenidad marina
Silencio en los muelles en la paz bochornosa,
lento compás de remos, en el confín perdido
y el leve chapoteo del agua verdinosa
lamiendo los sillares del malecón dormido
Fingen en la penumbra fosfóricos trenzados
las mortecinas luces de los barcos anclados
mirando entre las ondas muertes de la bahía.
Y de pronto, rasgando la calma, sosegado,
un cantar marinero, monótono y cansado,
vierte en la noche el dejo de su melancolía.





TOMÁS MORALES                                http://www.tomasmorales.com/

Gracias al Museo Tomás Morales por su colaboración.




Benito Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 10 de mayo de 1843 - Madrid, 4 de enero de 1920) fue un novelista, dramaturgo y cronista español. Se trata de uno de los principales representantes de la novela realista del siglo XIX y uno de los más importantes escritores en lengua española.



Marianela es una novela de 1878 del escritor español Benito Pérez Galdós. Se trata de una obra que muestra la grandeza de espíritu del género humano, no obstante pocas logran realizar el profundo escrutinio que realiza Galdós en el corazón de sus personajes.
Marianela, una joven huérfana de pobres atributos físicos y de baja posición social, sirve de lazarillo de Pablo, un joven ciego y de cómoda posición social, de quien ella se enamora. Pablo, quien sólo conocía el mundo a través de las descripciones que le hacía Nela y de las abundantes lecturas que le hacía su padre, jura a Nela que sus sentimientos hacia ella eran los mismos. Bajo la promesa de una vida juntos, Nela se entrega a la construcción de las más cándidas fantasías de vivir al lado de su amado.




Gracias al Museo Pérez Galdós por su colaboración.



Saulo Torón Navarro (Telde, 28 de junio de 1885 - Las Palmas de Gran Canaria, 23 de enero de 1974) Poeta grancanario, que junto a Tomás Morales y Alonso Quesada, fue una de las máximas figuras del modernismo poético canario. Su poesía intimista se caracteriza por el tono sencillo y la escasez de artificios.
Nació en Telde el 28 de junio de 1885. A los 2 años pierde a su madre, a un hermano y a dos hermanas. Se trasladó a Las Palmas de Gran Canaria con su padre, y estudia con él, y muerto éste, con su hermano mayor Julián. Su primer empleo fue en una tienda de tejidos. A los 15 años es mancebo de Farmacia, para luego pasar a la compañía carbonera de Gran Canaria con destino en la caseta del Puerto de la Luz y de Las Palmas donde lo visitaban sus amigos poetas. En 1930 es trasladado a las oficinas de Miller, donde trabajaría hasta su jubilación en el año 1959.

En 1936 contrae matrimonio con Isabel Macario, maestra de canto. El estallido de la Guerra Civil Española hace que se aparte voluntariamente de la actividad pública literaria, hasta casi al final de su vida, cuando los poetas de las generaciones siguientes lo animan a volver a dar algún poema a la imprenta.
Muere en Las Palmas de Gran Canaria el 23 de enero de 1974, a los 89 años.
Está más cerca del intimismo y del estilo de Antonio Machado. Abunda un disimulado pesimismo, una vaga melancolía, y la monotonía de lo cotidiano. Su poesía está muy lejos de ser grandilocuente. Lo llamaban el de los versos humildes. Es una poesía que mira hacia dentro y que da gran importancia a su mundo interior.

Logra sintetizar los momentos del día en el mar, con la intriga amorosa, esto es: el amanecer o la espera de la amada, el mediodía o el encuentro de los amantes, el ocaso o la traición y la huida, y la noche o el tormento de los recuerdos y el final de la gran mentira.
Sin duda, el aspecto más interesante de Saulo Torón es el mar. En El Caracol Encantado el mar es la tragedia del amor, la preocupación del poeta es todo para él, y con él se identifica.
Todo su legado, biblioteca personal, manuscritos y fotografías se encuentra en la Biblioteca de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. La producción lírica de Saulo Torón está contenida en los siguientes libros:
Las Monedas de Cobre (1919)
El Caracol encantado (1926)
Canciones de la orilla (1932)
Frente al muro: resurrección y otros poemas (1963)




Rafael Romero Quesada, conocido como Alonso Quesada (Las Palmas de Gran Canaria, 5 de diciembre de 1885 - † Las Palmas de Gran Canaria, 4 de noviembre de 1925), poeta, narrador y autor dramático, Alonso Quesada cultivó todos los géneros literarios en los que dejó constancia de su amargura existencial y de su profunda ironía.

Es una de las máximas figuras del modernismo poético canario junto a sus amigos Saulo Torón y Tomás Morales. Dejó inédita la mayor parte de su obra, posteriormente publicadas por el Gabinete Literario de Las Palmas de Gran Canaria.

El lino de los sueños (1915)
Crónicas de la ciudad y de la noche (1919)
La Umbría (1922)
Obras publicadas tras su muerte:
Los caminos dispersos (1944)
Lunar (1950)
Smoking Room (1972)
Las inquietudes del Hall (1975)
Insulario (1982)
Memoranda (1982)

Tomás Morales (1885-1921):


Puerto de Gran Canaria sobre el sonoro Atlántico,
con sus faroles rojos en la noche calina
y el disco de la luna bajo el azul romántico
rielando en la movible serenidad marina
Silencio en los muelles en la paz bochornosa,
lento compás de remos, en el confín perdido
y el leve chapoteo del agua verdinosa
lamiendo los sillares del malecón dormido
Fingen en la penumbra fosfóricos trenzados
las mortecinas luces de los barcos anclados
mirando entre las ondas muertes de la bahía.

Y de pronto, rasgando la calma, sosegado,
un cantar marinero, monótono y cansado,
vierte en la noche el dejo de su melancolía.



Pedro García Cabrera (Vallehermoso, La Gomera, 19 de agosto 1905 - Santa Cruz de Tenerife, 20 de marzo 1981), poeta y periodista español perteneciente a la Generación del 27.




"Las islas en que vivo":

Un día habrá una isla
que no sea silencio amordazado
Que me entierren en ella,
donde mi libertad dé sus rumores
a todos los que pisan sus orillas.

(Pedro García Cabrera)


Navegar. Navegar. Navegar.


Enhebrar en los ojos
todos los horizontes de la mar.
Navegar. Navegar.
Tener un muestrario
de todas las olas del mar.
Navegar.
Ser liquen hinchado de mar
en el mar.

Navegar.
Navegar.
Navegar.

(Líquenes, 1928)


Ni a la voz de la sombra del recuerdo.
Ni frente a las piteras ni a las islas.
Ni sobre los tirantes ventisqueros
se detendrá un instante la mirada
que te humedece todos los rincones.

Un destino veloz signa tu frente.
Y has de seguir así. Tus bisturíes
afilarán las torres y las cumbres,
las aguas de la mar y las esquinas.

Y se hincarán tan hondo en tus espejos
que han de sangrarte nieve los costados.

(Transparencias fugadas, 1934)


Tú misma un día escribirás tu historia.
Islas que tienen de coral el beso
y las raíces, pirámides de sombra
y nidos de volcanes, te dibujan
-gemelas de tus altos miradores-
en cartas ausentadas de tus ojos
que pulsan el insomnio de las velas.
Son imágenes tuyas, anagramas
de soledad de boca sin amante,
maduras de esperar, madres de mitos
con ángeles tatuados y tambores,
fieles viñetas de tu biografía.


(La rodilla en el agua, 1934-1935)



Fernando García-Ramos

Que libre campo es el mar.
nadie lo asurca ni siembra,
ni tiene majanos blancos,
ni tiene lindes ni cercas.
Fruto es el peje en la barca,
si el campesino lo pesca;
hay que adentrarse sin miedo,
hay que meterse en la brega,
hay que bogar duramente
contra el viento y la marea,
bajo el sol que no perdona,
bajo la noche sin tregua.


Canarias:

Mi patria es una isla,
mi patria es una roca,
mi espíritu es isleño
como los riscos donde vi la aurora.

(Nicolás Estévanez)


Néstor Álamo Hernández (Guía, 27 de febrero de 1906 — Las Palmas de Gran Canaria, 24 de marzo de 1994), conocido como Néstor Álamo, fue un compositor, periodista y escritor español, es uno de los grandes exponentes de la música y cultura popular canaria.
Néstor Alamo Hernández nació en Guía de Gran Canaria el 27 de febrero de 1906. Fue el primogénito de siete hijos en el matrimonio formando por Salustiano Alamo y Clorinda Hernández.; ambos progenitores provenían de familias de pequeños propietarios rurales y comerciantes de su pueblo natal. Confesaría de mayor su incapacidad para emprender estudios musicales cuando niño, aunque su abuelo materno, Virgilio Hernández, fue director de la Banda de música de Guía durante varios lustros. En su pueblo cursa estudios elementales hasta que en 1.920 marcha a la Habana, donde bajo la tutela de su tío Nicasio Alamo trabaja en el comercio familiar. Tras su regreso a Gran Canaria en 1.922, y después de realizar el servicio militar, se independiza de su familia y se emplea como contable en algunas firmas comerciales de la capital, a la vez que comienza a introducirse en los círculos culturales de la ciudad e inicia sus primeras colaboraciones periodísticas.

Al mismo tiempo, entabla amistad con el que él consideró su maestro, el lectoral y canónigo de la Catedral de Canarias don José Feo y Ramos, natural de Gáldar. Según Alamo, el influjo de este sacerdote será fundamental en sus lecturas y formación intelectual, ya que lo introduce en sus primeros conocimientos de Archivística y Paleografía. En El País [Las Palmas de Gran Canaria, 1928-1933] tuvo a su cargo la sección “Panoramas”. Posteriormente, fundó en Guía, junto a Juan García Mateos, el semanario La Voz del Norte [1931]. En los primeros años de estadía en la capital de la Isla comienza a frecuentar la Escuela Luján Pérez, centro de formación liberal y lugar de encuentro de intelectuales y artistas locales a los que rendirá admiración a lo largo de toda su vida. Su vertiente periodística, a veces usando el seudónimo Juan Farías, va a continuar de forma incesante a lo largo de toda su vida, con especial intensidad en los periódicos Hoy, Falange y Diario de Las Palmas.
En 1930 entra a formar parte de El Museo Canario como oficial primero en la Biblioteca de la centenaria institución científica. Allí se dedica a ordenar y clasificar, durante casi dos decenios, una importante parte de sus fondos documentales, especialmente el de la Inquisición de Canarias, compuesto de miles de manuscritos de un interés capital para la historiografía isleña que, hasta ese momento, eran de difícil consulta. El contacto diario de Alamo con esas privilegiadas fuentes de información propiciará, en su formación intelectual y en sus trabajos literarios, una visión más completa acerca del mundo insular y sus conexiones históricas fuera de sus fronteras que la que había tenido hasta entonces.
Terminada la Guerra Civil española ejerce como secretario y asesor cultural de Matías Vega Guerra, que presidio el Cabildo de Gran Canaria desde 1945 hasta 1960. Las gestiones de Néstor Alamo favorecen la creación del Archivo Histórico y la Biblioteca Provincial de Las Palmas de Gran Canaria. También fue el creador, diseñador de algunos de sus espacios y primer director de la Casa-Museo de Colón, instalada en el corazón del Real primitivo donde los conquistadores castellanos fundaran la ciudad. La Casa de Colón se inaugura parcialmente en 1952, para continuar ampliándose como centro museístico y de contenidos americanistas a lo largo de toda la década siguiente; además, participa en las gestiones para la creación del museo de don Benito Pérez Galdós en la casa natal del escritor. Su labor de recuperación de espacios museísticos dependientes del Cabildo se amplia al realizar la restauración y creación del museo de don Fernando de León y Castillo en Telde; en esa misma ciudad dirigiría, muchos años más tarde, la construcción de la iglesia de Tara. En Guía, su pueblo, restaura el Camarín de la Virgen.
En el ámbito urbanístico ideó la creación en Teror de la plaza de Teresa Bolívar, madre del Libertador americano, cuya familia tenía raíces en ese municipio grancanario. Su vinculación a Teror y su fe en la tradición mariana de la Villa, donde se ubica la Basílica de la Virgen del Pino, le empuja a dirigir y reorganizar desde el Cabildo Insular la tradicional llegada de romeros al pueblo, la víspera de la Fiesta Mayor, desde todos las poblaciones de la Isla. Propicia la creación de una comisión mixta interinstitucional, que lidera durante años, y reconvierte la espontánea romería en una Ofrenda en honor a la Patrona de Gran Canaria. Impulsa, además, la restauración y creación de un museo en la casa de los patronos de la Virgen del Pino. En 1961 es cesado como director de la Casa de Colón y desde ese año hasta su muerte regenta un anticuario -que hace las veces también de taller de restauración y ebanistería- en la calle de La Peregrina de Las Palmas.
Obras suyas son Thenesoya Vidina y otras tradiciones [Las Palmas de Gran Canaria, 1934; La Laguna, 1959], El Almirante de la Mar Océana [Sevilla, 1956], El sarao y su recuerdo [1944] o Crónica de un siglo. Este último se publicó en forma de folletón, a partir de la década de los 50, en el Diario de Las Palmas y tuvo como núcleo principal historiar las actividades sociales de El Gabinete Literario, pero acabó siendo una historia de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria desde mediados del siglo XIX hasta mediados del XX.
Dejando aparte sus creaciones musicales, que inauguran una nueva página en la canción de Canarias y que trataremos con detenimiento a partir del próximo capítulo, recopiló y publicó -encargándose en el prólogo de la obra de un pormenorizado estudio- la obra poética de La Perejila (Las Palmas de Gran Canaria, 1820- 1897) en el volumen Agustina González y Romero: Poesía, [1947; 2ª ed. 1963; 3ª ed. 2004]. De menor entidad son El marqués de Branciforte [Las Palmas de Gran Canaria, 1945 Mi pregón de San Pedro Mártir [Las Palmas de Gran Canaria, 1955], El demonio y la virgen [1935], Lola Guerra (teatro), Para la historia de Guía de Gran Canaria. Del juzgado y otros asuntos [Gáldar, 1931].
Por otro lado, no hay que olvidar sus numerosas colaboraciones periodísticas publicadas en los periódicos de su isla natal desde la década de los 30 del siglo pasado; muchas de ellas son ediciones periódicas a modo de folletín, con notable enjundia, que nunca vieron la luz en libros. Durante los años 60 ejerció, además, como corresponsal del periódico barcelonés La Vanguardia. Los títulos con los que fue investido fueron numerosos: Cronista oficial de la isla de Gran Canaria, Comendador de número de la Orden del Mérito Civil, miembro correspondiente de la Real Academia de la Historia, Hijo adoptivo de Las Palmas de Gran Canaria, Can de plata e hijo predilecto de Gran Canaria; además, en 1989 le fue otorgado el Premio Canarias de Investigación. Falleció en la capital grancanaria el 24 de marzo de 1994.



José María Millares Sall (Las Palmas de Gran Canaria 28 de enero de 1921 - 8 de septiembre de 2009) fue un poeta español con una obra amplia.

De 1946 datan sus primeras entregas poéticas, en la colección Cuadernos de Poesía y Crítica que animaba, en Las Palmas, el ensayista Juan Manuel Trujillo. En 1947 será uno de los poetas que se incorporan a la Antología Cercada, primera tentativa – tímida aún- de poesía social.


En 1948 funda y dirige la colección Planas de Poesía, a la que incorpora a su hermano Manolo Millares, pintor, y más tarde a su otro hermano, el poeta Agustín Millares Sall. El primer volumen de la colección será su libro Liverpool, una rareza en aquel momento poético, que todavía hoy sorprende por su particular vitalidad expresiva. En 1951, publica Manifestación de la Paz. Planas de Poesía, con dieciocho entregas hasta ese momento, será suspendida por orden gubernativa, siendo procesados y encarcelados sus más directos responsables.
En 1952 contrae matrimonio con la también poeta Pino Betancor (1928-2002). Excedente el poeta de su trabajo administrativo, el matrimonio se traslada a Madrid en 1956, ciudad en la que residirá hasta 1960. Una etapa de fecundidad creadora y de contactos con los escritores del momento: Leopoldo de Luis, Gabriel Celaya, José Luis Cano, José Hierro o Jorge Campos, entro otros. Participa en las tertulias de la revista Insula, en la calle del Carmen. Por un corto período, regresan a Las Palmas para volver a Madrid, ahora con un traslado a las oficinas centrales de la empresa naviera en la que trabajaba el poeta. Son años de abandono obligado de la actividad literaria. Sin embargo, se va sucediendo la aparición de diversos libros del poeta. A finales de los años setenta, el matrimonio fija su residencia en Las Palmas, y la entrega de nuestro escritor a la poesía será cada vez más intensa y continuada. Por esos años Planas de Poesía vuelve a publicarse durante un corto período. No obstante, cultiva también la pintura y la música y escribe textos para la música y la canción populares.

A partir del año 2000, su escritura toma un nuevo rumbo, en busca de una expresión más libre y personal, en un ejercicio de escritura continuada y abundante, al tiempo que muy cuidada en su rigor expresivo. José María Millares reúne esa poesía en series sucesivas, de las cuales ha dado a la imprenta, hasta ahora: Cuartos y Celdas (2007). Debe reseñarse el ensayo de fusión entre escritura y representación plástica, del cual el poeta ha recogido una muestra en el volumen titulado Paremias y otros poemas (2006).

Su trayectoria personal y su larga y abundante labor poética le han hecho acreedor del Premio Canarias de Literatura (2009).

Falleció a primeras horas de la mañana del 8 de septiembre de 2009, víctima de una larga enfermedad

 
De Liverpool 1949
 
 
Sobre vuestros curtidos rostros de paloma endurecida,

sobre vuestras sonrisas de sal y vino agrio, ya sobre los duros
cristales de la niebla,
está mi alma, están mis ojos, amigos,
y sobre el último dolor de la tierra,
y sobre el último dolor de mis manos, tanteando el duro cemento de
una puerta vacía,
y sobre la última agonía de las aguas está flotando mi corazón,
señores, mi corazón.
Por favor, abridme paso, dejadme cruzar este túnel de plomo,
que quiero ser el primero en llegar con mi sangre a los muelles de

Liverpool.

Amigos, vosotros que os perfiláis como aletas de pescado
sobre las últimas esquinas de los buques;
vosotros que de cada rincón saltáis de una bodega a otra
como sapos de azufre ardiendo, como tristes pezuñas de lagarto,
para husmear el rojo carbón de las calderas,
para darle vida al hierro como al alba le dais su fruto,
para darle aliento al agua que se aleja para siempre de la tierra,
del polvo que tanto amáis tras unos ojos,
decidme que puedo soñar en vuestros rostros de ceniza
y en vuestras sucias calles de alquitrán, y en vuestros hogares de
nata corrompida,
y echar la raíz de mi sangre como un ancla sobre vuestras
jurisdicciones marítimas,
porque además de ser un hombre como vosotros, soy un poeta,
y un poeta es un corazón más sobre la niebla del mundo.
Por favor, abridme paso, que quiero ser el primero en saludar con mi
sangre vuestras sonrisas de azufre,
vuestras mujeres de estopa. Por favor, abridme paso.


De Liverpool (1949)





Agustín Millares Sall (Las Palmas de Gran Canaria, 1917−1989), fue un poeta canario próximo a las corrientes de la llamada poesía social o poesía realista. Junto a sus compañeros de Antología Cercada se le considera precursor de dichas tendencias literarias, surgidas tras la Segunda Guerra Mundial. Era hermano del gran pintor Manolo Millares.

En 1947 funda la colección El Arca con la colaboración de Juan Manuel Trujillo, Ventura Doreste y Pedro Lezcano. En ella, ese mismo año, aparecerá publicado como primer volumen la recopilación poética Antología cercada. Los poetas que en ella aparecen (el propio Agustín, su hermano José María, Pedro Lezcano, Ventura Doreste y Ángel Johan) se anticipan a la corriente llamada “poesía social”, que habrá de generalizarse en España algo más tarde. A comienzos de la década de 1950 la colección deja de publicarse debido a la censura política. Sin embargo, el compromiso social y cultural de Agustín Millares le lleva, entre 1949 y 1951, a publicar una nueva colección: Planas de Poesía, en la que intervienen también otros de sus hermanos, como José María, también poeta, y Manolo, el pintor. Esta serie, hoy objeto de coleccionistas y bibliófilos, ayudará a difundir la poesía de compromiso en el ámbito hispánico.


Años más tarde, entre 1964 y 1967 aparece con periodicidad trimestral la revista literaria Millares, vinculada a la familia Millares. Agustín forma parte del Consejo de Redacción.

En 1985 el Gobierno de Canarias le concede el Premio Canarias de Literatura. Fallece en Las Palmas el 6 de marzo de 1989.