MUNICIPIOS DE GRAN CANARIA

Teror


Teror, también denominado Villa Mariana de Teror es un municipio español perteneciente a la provincia de Las Palmas. Está situado al norte de la isla de Gran Canaria.


Teror, visto desde la carretera de Valleseco.El municipio de Teror es uno de los más antiguos del archipiélago. Su historia se remonta a la aparición en 1481 de la Virgen del Pino, Patrona de la isla de Gran Canaria,[2] de la Diócesis de Canarias, de la Provinvia de Las Palmas y de la Villa Mariana de Teror. Desde entonces tiene la consideración de villa mariana. La zona próxima a su basílica está declarada patrimonio histórico-artístico: allí pueden contemplarse mansiones como la casa de los Patronos. Otros lugares de interés de la localidad son los conventos del Císter (famoso por sus dulces) y las Dominicas. En sus alrededores se encuentra el manantial de la Fuente Agria, del que brotan una preciadas aguas minerales. Teror es el único municipio de la isla con una embotelladora propiedad de titularidad pública: Aguas de Teror. También digna de mención es la finca de Osorio, en torno a una antigua mansión aristocrática, que cuenta con varias rutas y senderos de exuberante vegetación.

La actividad económica del municipio se basa en la agricultura, la artesanía, el comercio y la industria alimentaria (pastelería, charcutería y embotellado de aguas minerales).

La historia de la Villa Mariana de Teror está vinculada a ciertos acontecimientos fundamentales. La conversión de Teror en centro religioso y de peregrinación de los canarios; y su importancia como núcleo agrícola de las medianías de Gran Canaria. Su desarrollo surge a partir del siglo XV, unido a la aparición de la imagen de la Virgen del Pino y a la necesidad de buscar asentamientos agrícolas en tierras fértiles y con abundancia de aguas. En la primera mital del siglo XVI, Teror tuvo Alcalde Real elegido por los gobernadores
El 8 de septiembre se celebra el día mayor de las fiestas de la Virgen del Pino, patrona de la Diócesis de Canarias (provincia oriental). Decenas de miles de fieles venidos de todas partes del archipiélago se congregan en éstas fechas en el municipio, es tradición la peregrinación a pie la víspera del día festivo.El domingo después del día de la Virgen del Pino , se celebran las fiestas Patronales de Teror llamadas Día de las Marías en la que procesiona la Virgen del Pino después de la misa solemne de 7 de la tarde y recorre la calle Real de Teror hasta llegar a la entrada de la Villa en donde se tiran fuegos artificiales.Es una celebración exclusiva del pueblo, que aprovecha los actos que se organizan a la Virgen del Pino pero de forma más comunitaria





La Finca de Osorio













Mogán


Mogán es un municipio canario perteneciente a la provincia de Las Palmas. Está situado al suroeste de la isla de Gran Canaria.

Con más de 18.000 habitantes en el termino municipal, de los que alrededor de 500 viven en el pueblo, Mogán se localiza en un hermoso valle que se extiende desde el barranco de El Mulato hasta la costa. En el litoral se encuentra su histórico puerto pesquero, en el pasado único medio de comunicación con el resto de la isla.
La cabecera del municipio se halla a una altitud de unos 250 metros, y a una distancia de 93 kilómetros de la capital insular, Las Palmas de Gran Canaria.
La conexión con la red de carreteras del litoral grancanario fue el principal factor que promovió la sustitución de la tradicional economía agrícola-pesquera del municipio por su actual actividad turística, concentrada en el puerto de Mogán. Sin embargo, la agricultura no se ha abandonado: los cultivos tradicionales han sido sustituidos por otros más rentables, como las frutas tropicales destinadas a la exportación.

El pueblo de Mogán es parada para quienes se dirigen al, o vienen del, municipio vecino de La Aldea de San Nicolás. Mogán festeja a San Antonio de Padua el Chico el 13 de junio, y al Grande el primer domingo de agosto, con una romería en la que participan todos los pagos del municipio. A su término se realiza un canto de gran tradición: el canto a los Pajaritos. La festividad de San Antonio el Grande nació como una promesa ante una plaga de cigarras que azotó los cultivos.




a lo largo de la costa de  Mogán se alternan playas, acantilados y puertos.


hay playas de arena dorada y negra,tranquilas o animadas, para disfrutar de todos los deportes náuticos o tan solo para descansar bajo el sol.


La costa de Mogán ofrece además la mejor infraestructuras portuaria para el turismo náutico de todo el archipiélago y una de las mejores de toda España.




Al lado de los originarios núcleos pesqueros de Arquineguín y Puerto Mogán.






AGAETE

El bello Puerto de Las Nieves, un lugar que no solo guarda en sus aguas el famoso Dedo de Dios, si no una gran belleza que hace de este bello barrio Marinero un lugar inolvidable para el visitante.
















Agaete es un municipio canario perteneciente a la provincia de Las Palmas (España).


Está situado al noroeste de la isla de Gran Canaria, a 30 kilómetros de la capital. Dentro del término municipal destacan su cabecera (el casco de Agaete propiamente dicho), el puerto de las Nieves a orillas del océano Atlántico, comunicado regularmente por ferry con la isla de Tenerife, y Los Berrazales (barranco arriba, con una exuberante vegetación). En esta última zona, al pie del pinar de Tamadaba, se levanta un antiguo y abandonado hotel rural.

La economía de Agaete se ha basado históricamente en la agricultura y la pesca, pero en los últimos decenios el turismo se ha convertido en el sector más importante. Una de las señas de identidad del municipio es el Dedo de Dios o Roque Partido, formación rocosa con aspecto de dedo humano que se levanta frente a la costa. La parte superior del Dedo de Dios fue destruida por una fuerte tormenta (la tormenta tropical Delta) en 2005.


Un dicho popular dice: <>

El pueblo de Agaete







Esconde un maravilloso tesoro, la huerta de Las Flores, Un lugar que reúne más de cien especies distintas de plantas, procedentes de todo el mundo.


Llega hasta nosotros gracias al afán de la familia De Armas, muy influyente en el municipio, que a finales del siglo XIX decide buscar un rincón donde cultivar todos los esquejes y semillas que traía como recuerdo de sus exóticos viajes.


Entre sus curiosidades, no podemos dejar de sorprendernos con el árbol de la Pitanga, y sus pequeños frutos rojos muy usados en zumos y mermeladas en América del Sur. O con el árbol de las calabazas, cuyos frutos nacen directamente desde el tronco y son muy utilizados en México en medicina popular.

Pero el encanto del Huerto de las Flores no se limita a su exuberante vegetación, Don Francisco De Armas convirtió su finca en lugar de tertulia de los grandes poetas canarios modernistas, como Tomás Morales o Alonso Quesada.

La belleza de sus jardines, la singularidad de sus ejemplares y la historia cultural de sus rincones hacen del Huerto de las Flores un rincón de obligada visita tanto para expertos y estudiosos, como para los enamorados de la naturaleza.




 
 
 

 
 

 
 


                                                  MOYA    


Situado en el Norte de la isla, el municipio de Moya tiene una superficie de 31,87 km2 y una población en torno a los 9.500 habitantes.

En este municipio se encuentran los Tilos de Moya, último reducto de la laurisilva en la isla.
Lugares de interés

Casa - Museo Tomás Morales
Lugar donde nació el ilustre escritor. La casa tiene dos plantas y un patio interior.
Parque Natural de las Cumbres
Acoge a dos de los últimos volcanes activos de la isla, Montañón Negro y la Caldera de los Pinos de Gáldar.
Fontanales
Tras la Villa de Moya, el pueblo más importante del municipio es Fontanales. Situado a unos 10 km. de aquella y a unos 700 mts. de altitud, es sin duda uno de los lugares más encantadores de la Isla, tanto por sus bellísimos paisajes como por la tranquilidad de su entorno. Paseo obligado.

Casa - Museo Tomás Morales
Hijo ilustre de la Villa, este médico de profesión y poeta vocacional, está considerado hoy en día como uno de los máximos exponentes del modernismo español. Fallecido en 1921 a la temprana edad de 36 años, dejó una brillante obra poética y el legado de su fama a su ciudad natal, lo cual puede palparse con lujo de detalles en esta casa - museo.

Heredad de Aguas de Moya

Hermoso edificio de piedra basáltica.

Los Tilos de Moya
Uno de los últimos reductos de laurisilva de Gran Canaria, comunidad vegetal que a pesar de su reducida extensión, ejerce un papel destacado en la protección de los suelos y la recarga del acuífero. La fauna y flora se componen de las especies típicas de laurisilva, contando con multitud de endemismos de alto interés científico (más de 50 especies de plantas y varios cientos de invertebrados), algunos en peligro, como la chahorra (Sideritis discolor) o la cresta de gallo (Isoplexis chalcantha). Para muchas especies este lugar alberga la mayor parte de sus poblaciones, cuando no la totalidad.

http://www.villademoya.es/

Gracias al Ilustre Ayuntamiento de la Villa de Moya por su colaboración.



VALSEQUILLO  es un municipio canario perteneciente a la provincia de Las Palmas. Está situado en la zona centro-oriental de la isla de Gran Canaria. La cabecera municipal dista 28 km de la capital insular: Las Palmas de Gran Canaria. Valsequillo se ubica mayoritariamente en la zona de las medianías, entre los 300 y los 1.800 m sobre el nivel del mar. El casco urbano se encuentra a 574 m de altitud. Otra localidad importante del municipio es Tenteniguada. La fiesta del almendro en flor es una de las más importantes de Valsequillo, de cuyo patrimonio natural cabe destacar el palmeral de San Roque y el roque Saucillo.
El pasado prehispánico de Valsequillo está muy ligado a culto religioso aborigen, puesto que es una de las zonas más altas del Faycanato de Telde, municipio al que estuvo ligado durante todo el Antiguo Régimen, donde existió un Almogarén en lo alto de la "montaña sagrada" de El Helechal.

Se sabe que los castellanos se adentraron por el barranco de Tecén o de San Miguel, donde existía una importante población aborigen. Al llegar los conquistadores, hubo una cruenta batalla con el caudillo canario Tecén, quien defendía las inmediaciones del Almogarén de El Helechal. Desde entonces este lugar pasa a denominarse Lugar de la Sepultura y Sepultura del Colmenar.
La agricultura y la ganadería eran los pilares de la economía de Valsequillo en los siglos XVI y XVII, en la agricultura destaca el cultivo de la viña, al igual que en muchas de las zonas de la isla, como y prueba de esto la tenemos en la documentación de estos siglos. Un gran número de tierras estaban destinadas a este cultivo, como era el caso de las que se encontraban en la Era de Mota, Vega de los Mocanes y Tenteniguada, lugares en los que existían haciendas en las que también se encontraba lo necesario para su transformación en vino. También los árboles frutales tuvieron un papel predominante en la economía del municipio, siendo la higuera la que tenga un papel preponderante. Aunque por supuesto, no nos podemos olvidar del cereal, base alimenticia en esta época, siendo Valsequillo un lugar de "abastecimiento" de las zonas colindantes, principalmente de Telde. La ganadería también tendrá una importancia destacada. En 1640 se edifica una ermita, siendo instituida, por el Obispo Verdugo, en parroquia bajo la advocación de San Miguel Arcángel en el año 1800. Dos años después, Valsequillo, por Real Orden, cuenta con Alcalde propio, por lo que, consecuentemente, obtiene la autonomía y la separación del municipio de Telde.
No obstante, la autonomía religiosa (antecedente de la política) tardó bastante en obtenerse debido a la oposición de los beneficiados de la parroquia de San Juan de Telde, que veían en la independencia parroquial de Valsequillo una pérdida importante de ingresos y feligreses. Así, desde el siglo XVIII asistimos a un forcejeo entre los beneficiados sucesivos y los Obispos de la diócesis, retrasando la creación de una ayuda de parroquia en la zona o favoreciendo la enemistad entre los vecinos, sobre todo en los pagos que luego formarían el nuevo municipio y donde algunos piden sustraerse del mismo y mantener su pertenencia a Telde, como sucedió en Goteras, Cazadores, Moriscas, Arenales etc.
Tras la creación del municipio, y en medio de la conflictividad y la carestía generalizadas, el siglo XIX se abre para Valsequillo con la pugna con Telde por el agua del Heredamiento de la Vega Mayor, donde se producen usurpaciones y retribuciones constantes hasta que ambas localidades logran llegar a un acuerdo.
La evolución demográfica de Valsequillo de 1860 a 1991 cuenta con tres etapas diferenciadas. El primer periodo, comprendió entre los años 1860 y 1950 (3. 210 y 6. 261 habitantes en los años 1900 y 1950, respectivamente), se caracteriza por el crecimiento moderado de la población, típico de los municipio de medianías ligados a una agricultura de autoconsumo. El segundo periodo, entre los años 1950 y 1981 (5.733 habitantes en el año 1981), se define por un despoblamiento gradual, población que emigra hacia los municipios costeros del Este insular para trabajar en el incipiente sector turístico o en las labores d empaquetado de la producción agrícola. La última etapa, entre los años 1981 y 1991 (6.467 habitantes en el año 1991), se caracteriza por una ligera recuperación de efectivos poblacionales.
En las zonas más favorables para la agricultura han pervivido modelos de hábitat disperso vinculados a una agricultura familiar, en el que las viviendas se extienden siguiendo el fragmentado terrazgo. Este tipo de hábitat caracteriza al Valle de Valsequillo, en el que son frecuentes los pequeños caseríos y aldeas. Además son frecuentes grandes grupos de viviendas apiñados a las márgenes de las carreteras, como Tenteniguada, Las Vegas o el propio casco de Valsequillo. De todos los productos agrícolas que caracterizan al municipio, son los almendros los protagonistas del paisaje y de la cultura popular de Valsequillo, con más de 2.000 árboles dispersos por la zona alta del municipio, celebrándose, en honor de ello, la fiesta del Almendro en Flor en el mes de febrero.
Sin embargo, económicamente tiene mucha más importancia la agricultura de exportación, entre la que destaca la producción de fresas, con gran aceptación en el mercado y, sin duda, la floricultura. La práctica de la ganadería parece estar abocada a un paulatino abandono y la producción que está generada se dedica fundamentalmente a la fabricación artesanal de quesos y a la venta de leche.
Calendario de fiestas locales

-Ruta del Almendrero en Flor, del 2 al 10 de febrero. -Luis Verde, del 20 de abril al 3 de mayo. -Ntra. Sra. de Las Vegas, Las Vegas, del 4 al 17 de mayo. -Tecén, del 9 al 24 de mayo. -Fiesta de la Virgen, San Roque, del 11 al 17 de mayo. -Lomitos de Correa, del 25 de mayo al 7 de junio. -Lomo Fregenal-Los Arenales, del 6 al 14 de junio. -San Juan, Tenteniguada, del 8 al 28 de junio. -La Cantera, del 29 de junio al 5 de julio. -La Guinda, El Rincón, del 6 al 19 de julio. -La Cosecha, Era de Mota, del 20 de julio al 2 de agosto. -San Roque, del 3 al 23 de agosto. -El Cristo, La Barrera, del 24 de agosto al 8 de septiembre. -San Miguel Arcángel, del 9 de septiembre al 4 de octubre.


http://www.valsequillogc.es/


Gracias al Ilustre Ayuntamiento de Valsequillo de Gran Canaria por su colaboración.



SANTA MARÍA DE GUÍA

Santa María de Guía de Gran Canaria, comúnmente conocida como Guía, es un municipio español perteneciente a la provincia de Las Palmas (Canarias). Está situado al norte de la isla de Gran Canaria.

Tiene una extensión de 42 km², y una población de 14.069 habitantes (INE, enero de 2009). Su densidad de población es de 330 hab./km². La altitud media del municipio es de 180 metros sobre el nivel del mar.
El mayor núcleo poblacional de este municipio es la localidad de La Atalaya, situado al norte del municipio, que abarca la mayor parte de su zona costera y se ubica en las faldas del Pico de la Atalaya o montaña de Ajódar. También cabe destacar otros barrios como Montaña Alta, Casas de Aguilar, San Juan, La Dehesa, El Gallego, San Roque, La Montaña, Anzo, La Cuesta y Becerril.

Lugares de Interés Histórico

Casa Natal del Canónigo Gordillo

Casa Natal de Néstor Álamo

Cenobio de Valerón

Conjunto Histórico y Artístico del Casco de Santa María de Guía

Iglesia Matriz de Santa María de Guía

Tagoror del Gallego

Fiestas
Las Fiestas de la Virgen de Guía, son las principales y se celebran en Agosto, siendo su principal acto la Batalla de Flores. También es conocida la 'Fiesta de Las Marías' (el tercer domingo de septiembre), con la tradicional 'Bajada de la Rama', y la Romería-Ofrenda que acompaña a la procesión, en acción de gracias por la intercesión de la Virgen en una plaga de langosta.

Personajes ilustres

Sancho de Vargas y Machuca (Fundador de Guía de Gran Canaria)

Pedro Gordillo y Ramos (Diputado de las Cortes de Cádiz)

José Luján Pérez (Escultor)

Néstor Álamo (Músico, compositor, escritor e investigador...)

Fernando Alonso de La Guardia (Primer Alcalde Real de Guía)

Braulio (Cantante y compositor)


http://www.santamariadeguia.es/

Gracias al  Excmo. Ayuntamiento de Santa María de Guía por su colaboración. 



TEJEDA

RESEÑA HISTÓRICA

La zona fue un importante asentamiento de población aborigen, aunque como municipio se remonta a 1836, cuando ocupaba gran parte de la isla de Gran Canaria, perteneciéndole a Tejeda con anterioridad a esta fecha el municipio de Mogán.



DATOS DE INTERÉS:

Altitud máxima: 1.949 m. en el Pico de las Nieves
Superficie: 103.29 Km2 . Población: 2.300 habitantes, a enero de 2007
Distancia de la capital: 42 Km.

Espacios Naturales Protegidos: Ocupan el 98% de la superficie total; Parque Rural del Nublo, Monumento Natural del Roque Nublo, Reserva Natural Integral de Inagua, Reserva de la Biosfera (Gran Canaria).

Clima: El clima de Tejeda es de predominio seco, se caracteriza por su amplia variedad. Este rasgo característico se debe a la combinación de varios factores; su localización en el centro de la isla, la orografía y su posición al resguardo de los vientos alisios. Todo ello ayuda a configurar los diferentes paisajes de la cuenca.

Flora: La flora y vegetación del municipio es rica y diversa, con un alto número de especies singulares. Destacan los pinares y, dentro del paisaje agrícola, el almendrero.
Fauna: Hoy quedan como testigo de aves depredadoras los cuervos, aguilillas y cernícalos. En cuanto a pequeñas aves se pueden encontrar picapinos, pinzones azules, pintos, herrerillos, capirotes y canarios. Son frecuentes en todo el territorio los lagartos, lisas y perinqueles. Se potencian las actividades encaminadas a preservar la especie equina, vinculada a los oficios de arriero, como son las bestias de carga mulos y burros, antaño medio de transporte.
Economía: Hasta hace apenas unos años, la economía se basaba en la actividad agropecuaria. En la actualidad es una actividad complementaria de las industriales y del sector servicios.

Gastronomía: En esta zona de cumbre podemos saborear el potaje de berros y jaramagos, mojo de cochino, carne de bayfo, sancocho canario, tortilla de carnavales y arroz con leche. Destaca la repostería de la zona, de reconocido prestigio, elaborada con almendras principalmente.


http://www.tejeda.es/

Gracias al Ilustre Ayuntamiento de Tejeda por su colaboración.


TELDE


SU ORIGEN E INICIOS

La ciudad grancanaria de Telde se erige hoy, orgullosa de su trayectoria histórica y de sus raíces milenarias, sobre aquella otra aborigen de nombre Tildet que, aunque con disposición más dispersa, llegó a forjarse como Guanartemato de los primeros canarios varios siglos antes de su entrada en la historia de Occidente.

Cuentan las crónicas y con su mayor rigor científico complementan en la actualidad otras disciplinas del saber, que aquel Tildet primigenio pudo estar habitado por no menos de diez mil personas, la mayor parte de ellas como en otros rincones de esta isla, descendientes de un pueblo de origen norteafricano de nombre canarii. A ambos márgenes del hoy llamado Barranco Real, aprovechando la amplísima y fértil llanura existente, pero también las faldas de las lomas que la cobijan, surgieron aquellos asentamientos aborígenes de Tara y Cendro y a posteriori, tras la conquista y colonización castellana, los hoy conocidos como San Juan y San Francisco.

La primera referencia histórica que Occidente tiene de aquel Tildet, viene dada por el establecimiento de algunos frailes mallorquines a mediados del siglo XIV con objetivo evangelizador y que el Papa Clemente VI convierte en hecho suficiente para declarar el lugar, mediante la bula Coelestis Rex Regum, como Sede del primer obispado de Canarias en el año 1351. Se ha tomado esa fecha como la de fundación de la ciudad, pese a que tendrían que pasar todavía más de cien años, para que la aborigen Tildet fuera conquistada y colonizada por los castellanos.

Dicen las crónicas, que varios intentos de ocupación armada que tuvieron como escenario la Bahía de Gando, se saldaron con sendos fracasos por la fuerte resistencia canaria. Primero fue la soldadesca que venía al mando de Jean de Bethencourt y Gadifer de la Salle y luego la comandada por Diego de Herrera. Cuando la superioridad castellana se hizo finalmente patente muchos de los canarios, entre ellos el Faycán de Tildet y Bentejuí, se replegaron hacia las cumbres, unos para morir finalmente luchando y otros para vivir en las montañas a pesar de terminada la conquista.

En 1482, en un lugar muy próximo a donde hoy se sitúa la Basílica de San Juan, los castellanos construyeron una torre defensiva que se convertiría en la primera edificación de la, desde entonces, refundada ciudad de Telde. Una refundación que tuvo lugar formalmente un año después, en 1483, por auspicio del capitán conquistador Cristóbal García del Castillo, miembro de la Real Hermandad de Caballeros de Andalucía y nacido en la ciudad española de Moguer. Entre otros, a él correspondió uno de los grandes latifundios creados en la ciudad tras el repartimiento de tierras y aguas que se dio una vez anexionada la isla a la Corona de Castilla. Latifundios que, aprovechando la fertilidad de las tierras de los valles de medianías y de la Vega Mayor, primero tendrían como cultivo la caña de azúcar, después la viña, la papa, el millo y la cochinilla, para finalmente ser dedicados en épocas más recientes al plátano, el tomate y los productos de invernadero.

Esa preeminencia y desarrollo del sector primario no dejaría de marcar el desarrollo de la ciudad hasta fechas relativamente recientes, ya que incluso el asentamiento progresivo de su población vendría marcado por varios siglos de agricultura destinada al consumo interior, pero sobre todo a la exportación. Así, mientras en el primigenio barrio de San Juan se asentaron los nobles y adinerados colonos, en San Francisco lo hicieron preferentemente aquellas estratos sociales más populares, aquellos que después se convertirían en clases medias. Por su parte, en los Llanos de Jaraquemada y Berebería, residirían inicialmente los estratos más desfavorecidos, aquellos esclavos moriscos y descendientes de canarios más pobres, empleados en el trabajo de los ingenios azucareros primero y después en otras actividades agrarias y ganaderas. Tres siglos y medio después sin embargo, Los Llanos estaría convertida en un pujante enclave comercial de la ciudad, hasta el punto de fusionarse, por su expansión, con los otros barrios históricos.

SUS HIJOS MÁS ILUSTRES


Desde los aborígenes Doramas, Bentejuí y el Faycán de Tildet hasta quienes han recibido de forma más reciente esta consideración con rango más institucional, los teldenses que han dejado su impronta en la memoria de la ciudad han sido muchos. Por citar a algunos, son de destacar el político Fernando León y Castillo y su hermano, el Ingeniero Juan León y Castillo; los literatos Saulo Torón, Montiano Placeres y Fernando Gonzalez; el historiador Gregorio Chil y Naranjo; escritores, como Marín y Cubas; artistas, como Jose Arencibia y Plácido Fleitas; religiosos, como Pedro Hernández Benítez y figuras de la música como el internacional José Velez.

SUS RINCONES

El barrio de San Francisco se conserva como una joya histórica y ejerce de reclamo turístico para los visitantes. El de San Juan por su parte, aglutina los principales centros administrativos y culturales del municipio conservando también una gran riqueza arquitectónica. Finalmente como ya hemos mencionado anteriormente, San Gregorio es el centro económico del casco. La expansión del casco ha hecho que núcleos como El Ejido, Lomo Cementerio, San Jose de Las Longueras y otros, se encuentren hoy prácticamente fundidos con el centro urbano. Este ha experimentado también una fuerte expansión hacia las zonas aledañas de la circunvalación de la ciudad en forma de modernos edificios de oficinas y viviendas, destinadas muchas de ellas a clases de medio-alto poder adquisitivo. Este hecho unido a la construcción de extensos parques urbanos, ha llevado a la práctica colmatación del espacio interior existente entre el casco y la vía antes dicha, que está a punto de ser superada.

El otro gran núcleo poblacional es el Valle de Jinámar, en el límite norte del municipio, que aglutina a un número de habitantes casi equivalente al del casco histórico. Junto con Las Remudas y San José de las Longueras fueron en su momento las zonas más deprimidas de la ciudad, si bien hoy avanzan paulatinamente hacia su desarrollo y total equipamiento.

El resto de la población municipal se encuentra repartida por todo el territorio municipal: hacia las cumbres, se extienden los núcleos de Valle de Los Nueve, Lomo Magullo, La Breña y Cazadores, antaño pueblos dedicados a la agricultura de subsistencia pero hoy en día convertidos casi en barrios dormitorio; aún conservan sin embargo cierta actividad agrícola obra ante todo de pequeños agricultores, así como el carácter propiamente rural de las medianías del municipio y de la isla.

Otros barrios como pueden ser La Herradura, La Pardilla, o El Caracol se distribuyen por la zona central del municipio y otros como El Calero siguiendo la autovía GC-1 (más concretamente, siguiendo la vieja carretera de Melenara, que se cruza en ese punto con la autovía).

Es en la zona costera sin embargo donde se ha producido el más importante crecimiento poblacional del municipio: toda la banda existente entre La Garita y Salinetas ha experimentado un fortísimo crecimiento, asociado a construcciones familiares destinadas a familias acomodadas, el atractivo de vivir junto al mar es indudable, valor al que se añade la inmediata conexión con la autopista y la cercanía de importantes centros comerciales.

Alrededor del núcleo capitalino fue construida en la segunda mitad de la década de los 90 una circunvalación que alivió en gran medida el tráfico por el casco, pero que hoy en día ya empieza a encontrarse saturada. Recientemente ha sido abierta una vía a la espalda de los núcleos costeros en expansión, paralelamente a todo el frente marítimo.

A lo largo del litoral se encuentran también dos puertos en servicio: el Puerto de Taliarte, cada vez más vinculado a otras actividades, y el industrial de Salinetas, estrechamente unido a la actividad en el polígono cercano

http://www.telde.es/

http://teldecultura.org/


Gracias a M.I. Ayuntamiento de Telde por su colaboración.


Un paseo por el histórico Telde





















ARUCAS

La ciudad de Arucas es una comarca portadora de grandes valores arquitectónicos y urbanísticos. Su casco urbano, declarado de interés histórico-artístico, es cita ineludible para los visitantes.


La Iglesia Parroquial de San Juan Bautista es la pieza arquitectónica de mayor presencia y valor social del municipio. Fue esculpida íntegramente en piedra de Arucas por los maestros labrantes de la localidad y data de 1909. A la riqueza que representan los labrados de columnas y capiteles se unen unas hermosas cristaleras, así como las obras del pintor canario Cristóbal Hernández de Quintana y una extraordinaria talla del Cristo Yacente, del escultor aruquense Manuel Ramos.








En la fachada de la Iglesia se abre la Plaza de San Juan y muy cerca de ella se ubica el inacabado edificio del Teatro Nuevo (1906), de estilo neoclásico.
En la Plaza de la Constitución se emplazan las Casas Consistoriales y el Mercado Municipal. Ambos edificios son obras arquitectónicas de gran valor, al igual que la Casa de la Cultura, casa tradicional canaria del siglo XVII que incluye un patio interior con balconada y un magnífico ejemplar de drago. Este edificio alberga la Biblioteca y Archivo General.

La Casa de Gourié, edificada a principios del siglo XIX, se trata de la antigua casa del Mayorazgo de Arucas y en la actualidad alberga el Museo Municipal de Arucas y la Oficina de Turismo rodeado de extraordinarios jardines de gran interés ornamental.

Hay que destacar en Arucas la Fábrica del Ron Arehucas, fundada en 1884. Se trata de uno de los lugares más visitados de Arucas, por la tradición de esta actividad en la localidad. En su interior destaca la bodega, una de las más importantes de Europa, y que ha sido visitada por numerosas personalidades que han dejado sus rúbricas en las barricas de roble.
La Casa y Jardín de la Marquesa es otra de las principales visitas a realizar, se trata de un interesante conjunto arquitectónico y natural propiedad de la Marquesa de Arucas, construido en 1880 y rodeado de espaciosos jardines de estilo romántico que se pueden visitar.

Si se prefiere se puede tener la opción de subir a la Montaña de Arucas, una excelente atalaya donde es posible contemplar una de las más bellas panorámicas del norte de la Isla desde cualquiera de sus miradores.
Por último el visitante que se acerque a Arucas no puede pasar la oportunidad de visitar "Piedras la Cantera". Situada muy cerca del casco histórico, se trata de una de las históricas canteras del municipio y en la que el visitante podrá adquirir pequeños recuerdos artesanales, realizados con la famosa piedra azul de Arucas.
Las playas
Arucas ofrece varias alternativas al visitante, ya sea playas o zonas más agrestes.
Las principales playas del municipio son las siguientes: Playa de Bañaderos-El Puertillo y la Playa de San Andrés. Ambas son de roca y arena pero normalmente disponen de buenas condiciones para el baño. Además cuentan con servicios de duchas y vigilancia. A pesar del oleaje característico de la zona, son playas muy frecuentadas por la población del norte de la Isla

Del Puertillo a San Andres















http://www.arucas.org/
 






 
Gracias al Excmo. Ayuntamiento de Arucas por su colaboración



SAN BARTOLOME DE TIRAJANA

El término municipal de la Villa de San Bartolomé de Tirajana tiene una superficie de 333’13 km2; presenta forma triangular, su vértice se localiza en la parte de mayor altitud de la isla a 1949 m2, denominado “Pico de las Nieves” en la zona que genéricamente se conoce como “La Cumbre”. El municipio ocupa la quinta parte de la isla de Gran Canaria. Limita al norte con los municipios de San Mateo y Valsequillo, al noroeste con Tejeda, al oeste con Mogán, al Este con Santa Lucía de Tirajana y al sur con el Océano Atlántico.

La isla es de forma casi redonda, tiene aspecto de cúpula o gran cono, surcada por una red de barrancos que descienden radialmente desde las cumbres centrales hasta la costa, dando lugar en este sector de la isla, a un relieve muy accidentado. Este relieve de singulares características, es un laboratorio natural donde coexisten a pequeña escala paisajes y microclimas, apenas separados por unos kilómetros de distancia. Tal es la variedad de paisajes, que pasará sin apenas notarlo, de la suavidad de formas de las Dunas, a los escarpados riscos de las cumbres, del azul intenso del mar al brillante verde de los pinares. Del sol que preside el día al encapotado cielo de las montañas, en las que ocasionalmente puede incluso sorprendernos una nevada. Un espacio de contrastes pues, de bellos y originales rincones producto de una evolución de millones de años, en las que tanto la naturaleza como la mano del hombre han dejado su huella patente.
En el extremo meridional de la isla de Gran Canaria se localiza uno de los espacios naturales protegidos más interesantes del archipiélago, "La reserva natural especial de las Dunas de Maspalomas". Este paraje único en el mundo, es un paisaje impregnado de una belleza casi mágica.


La Reserva Natural Especial de Las Dunas de Maspalomas esta conformada por una amplia extensión de aproximadamente 404 Hectáreas, un gran campo de Dunas, una Charca y un Palmeral, constituyen un conjunto de enorme interés paisajístico, geomorfológico, botánico y faunístico, único en el Archipiélago Canario.

El municipio de San Bartolomé de Tirajana posee una privilegiada línea costera que se extiende a lo largo de 32 km, con grandes y vistosas playas de arena clara y en menor medida arena volcánica, bellos fondos rocosos que albergan gran diversidad de vida marina y excelentes condiciones climáticas. Al abrigo del oleaje y corrientes oceánicas predominantes en el Archipiélago durante la mayor parte del año, el litoral sureño es el enclave ideal para la práctica de actividades acuáticas.


Las numerosas playas de esta zona, reflejo de su suave perfil costero se intercalan entre rasas rocosas, pequeños acantilados y playas de cantos rodados.



Gracias por su colaboracion a la Concejalia de Juventud de San Bartolome de Tirajana


Ingenio

En la época prehispánica formaba parte de uno de los diez cantones en los que se dividía la isla y se conocía con el nombre de ARAGINEZ.

La colonización de Gran Canaria siguió las mismas pautas que en otros territorios incorporados a la Corona de Castilla, es decir, reparto de tierras entre los estamentos implicados en la conquista: así Araginez pasó a formar parte del patrimonio de la Iglesia y transformó su nombre en Agüimes. Los terrenos que hoy en día ocupa Ingenio, se denominaban “Valle Real de Aguatona” y eran ricas y extensas tierras a ambos márgenes del Barranco de Guayadeque regadas por los manantiales del mismo. El Gobernador D. Pedro de Vera, al ver el auge que tomaba el cultivo de la caña de azúcar hizo venir de la isla de Madeira al comerciante Alonso de Matos, el cual construyó uno de los primeros “ingenio” (complejo destinado a la molienda de la caña de azúcar).

Es partir de entonces cuando toda la zona norte del Barranco de Guayadeque hasta su límite con el municipio de Telde empezó a conocerse como INGENIO y en torno a este complejo industrial fueron asentándose familias que aportaron la mano de obra necesaria. Hoy en día con una población de 28.900 habitantes, una superficie de 38 kilómetros cuadrados y situado al sureste de la isla de Gran Canaria, es el municipio cuya tradición se encuentra en cada rincón de su geografía.

Una de sus mayores ventajas es la posición estratégica en la que se sitúa, con una amplia y moderna red de comunicaciones a través de las cuales se puede acceder rápidamente a nuestras playas del sur de la isla y a nuestra capital y en cuyo interior la variedad de caminos rurales, que atraviesa nuestro municipio, le introducirá en la diversidad paisajística y cultural de este pueblo, considerado amable y acogedor.

Casco histórico de Carrizal

El Carrizal ha escrito su Historia página a página en consonancia con los avatares del tiempo. No cabe duda que en su evolución como población este núcleo tuvo presencia histórica, tanto desde tiempos prehispánicos como en la etapa colonizadora inicial, siendo el ejemplo más ilustrativo la denominada “Huerta del Obispo”. Área suministradora de leña y madera para los ingenios Agüimes y Telde, pronto fue un lugar de gran demanda de hogares particulares, incrementándose esta tendencia a partir del segundo tercio del quinientos al comenzar a prosperar el pago carrizalero con el cultivo de cereales, frutas, hortalizas y viñas, abasteciendo al mercado local e insular así como a los barcos arribados en la zona para el comercio.


La creación y generalización de los regadíos y la ceración de los primeros heredamientos en la zona motivaron desde mediados del Siglo XVII la multiplicación de cercados, especialmente a partir de la segunda década. Este auge económico se plasmaría en un destacado crecimiento de la población, sobre todo a partir de la década de los veinte del Siglo XVII procediendo muchos de los residentes de Agüimes, Ingenio, Telde o Tirajana.

La vida parroquial en El Carrizal está unida en sus inicios a la creación del Señorío de Agüimes en 1486. La pertenencia de los núcleos de Ingenio y Carrizal al Señorío hizo que parte de su historia estuviese paralela a los aconteceres de la Cámara Episcopal de Agüimes. A pesar de esta circunstancia, la dependencia de los fieles carrizaleros a la Parroquia Matriz de San Sebastián para cumplir con los oficios litúrgicos y enterrar a sus difuntos no imposibilitó dispones de una ermita dos siglos más tarde.

El casco histórico del Carrizal lo forman un conjunto de calles callejones pequeños y estrechos y algunos sin salida que en su día fueron pensados sólo para el tráfico de personas y animales.

toda la información sobre este municipio la pueden encontrar en

En la web del Ayuntamiento de La Villa de Ingenio

http://www.villadeingenio.org/

Gracias por su  colaboración



La Villa de Santa Bríguida


La Villa de Santa Brígida es un municipio español perteneciente a la provincia de Las Palmas y situado en el sector noreste de la isla de Gran Canaria, a una altitud de entre los 400 y los 680 metros y a unos 15 km de la capital de la isla, Las Palmas de Gran Canaria.


Santa Brígida es el tercer municipio más pequeño de la isla (después de Valleseco y Firgas) con una superficie total de 23.8 km² de forma rectangular. La mayor parte del territorio municipal se desarrolla en la cuenca del barranco Guiniguada razón por la cual el relieve es en general bastante accidentado. Sucede además que como consecuencia de una etapa volcánica reciente varias partes del municipio se encuentran cubiertas de picón o lapilli. Como ejemplo más representativo de dicha etapa se encuentra la Caldera de Bandama, caldera de explosión de 1 km de diámetro y 220 metros de profundidad.



En lugar que actualmente ocupa el municipio hubo en el pasado un asentamiento aborigen denominado Sataute (pequeño palmeral) o Tasantejo, en relación a la presencia abundante de palmeras en la zona. Después de la conquista de Gran Canaria los conquistadores castellanos transformaron el bosque, otrora medio de subsistencia de los aborígenes, en jardines y campos de cultivo a través del repartimiento de tierras y agua. De la época aborigen sólo quedan hoy día los restos arqueológicos obtenidos en La Atalaya, la Cueva de los Canarios y en el valle del Guiniguada.


Durante el proceso colonizador los límites se iban extendiendo hasta alcanzar la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y las mismas cumbres de la isla.El nombre del municipio ha evolucionado a El Lugar de la Vega, La Vega, La Vega de San Antonio y, finalmente, Santa Brígida.



En 1599 tuvo lugar uno de los episodios más destacados en la tranquila historia del municipio: la derrota de las tropas del pirata holandés Van der Does (que intentaba repetir en Gran Canaria sus saqueos de La Gomera y Santa Cruz de La Palma) frente a las milicias que en ese momento estaban en la Vega. Obligadas por los holandeses, las instituciones de la Isla se trasladaron al municipio, que se convirtió en la capital y cuartel general de la isla durante una semana. El escudo actual, aprobado el 26 de julio de 1955 (BO de 6 de julio de 1955), contiene una cinta de oro con la leyenda "Por España y por la Fe vencimos al holandés" en recuerdo de dicho episodio.






















En el valle de La Angostura y de Las Meleguinas pueden encontrarse las numerosas huellas de aborígenes canarios que han motivado la declaración de la comarca como Bien de Interés Cultural, como grupos de cuevas en excavadas en roca, silos o veredas. En el conjunto arqueológico de El Tejar, descubierto el 16 de julio de 1988, donde se pueden apreciar restos que sugieren la existencia de un túmulo funerario aborigen, así como piezas de cerámica, vasijas y curiosas pintaderas.


En la pared norte de la Caldera de Bandama se encuentra la Cueva de los Canarios, utilizada por los aborígenes como granero. En ella se han descubierto inscripciones líbico-bereberes y algunas vasijas (que ahora forman parten del Museo Canario).

También en la misma zona, en la pared del volcán de la Caldereta se encuentra la Cueva de Los Frailes se descubrió en 1933 un conjunto de 37 cuevas naturales.